Encuentro internacional de traductores: crónica del congreso de IAPTI

Septiembre ha sido un mes muy interesante porque, una semana después de Ansible Fest, he asistido al congreso de IAPTI, la Asociación Internacional de Traductores e Intérpretes Profesionales, en Valencia. Los encuentros de este tipo son muy enriquecedores porque, además de ofrecer numerosas ponencias sobre diferentes aspectos de la profesión, suponen una oportunidad inigualable para conocer colegas de otros países.

Taller de falsos amigos en traducción médica

Para mí, el evento empezó el viernes 28 con un taller en el que Fernando A. Navarro nos enseñó a enfrentarnos a algunas de las dificultades de traducir textos médicos de inglés a español. Fueron cuatro horas intensas pero muy amenas en las que recordamos que siempre tenemos que estar alerta ante los posibles falsos amigos y reflexionamos sobre la mejor manera de verter al español palabras inglesas cuyo significado varía en función del contexto. Fernando nos hizo maravillarnos de la inmensa riqueza léxica de ambas lenguas y nos recordó la utilidad de su Libro rojo, que la mayoría ya conocíamos y utilizamos a diario para asegurarnos de tomar las decisiones más adecuadas al traducir.

Sábado por la mañana: mitología, diversidad y normas de calidad

Al día siguiente, después de la bienvenida y la presentación de IAPTI, asistimos a la primera ponencia, en la que Emily Wilson nos dio detalles de su traducción de La Odisea al inglés. Aunque los medios de comunicación destacaron que se trataba de una traducción realizada por una mujer (¡como si fuera la primera!), pronto quedó claro que había otros aspectos que la distinguían de las anteriores: Emily nos puso ejemplos de las decisiones que había tomado para mantener el efecto de la versión de Homero (ritmo, emoción, profundidad psicológica…) y conseguir una lectura placentera, lejos de la opinión generalizada de que los clásicos son pesados y aburridos.

A continuación, hubo que elegir entre varias ponencias simultáneas y yo me decanté por la de Begoña Martínez, sobre la igualdad y la inclusividad en traducción e interpretación. Insistió en el poder que tenemos para enviar un mensaje cada vez que utilizamos el lenguaje inclusivo, aunque no siempre sea posible, y propuso tres criterios interlingüísticos que tener en cuenta en nuestras traducciones: flexibilidad, respeto e identidad.

Después, asistí a la ponencia de Mercedes Pacheco sobre los sistemas para garantizar la calidad lingüística según la norma ISO 17100:2015, que me ayudó a entender mejor el proceso de revisión de algunos de mis clientes.

El humor y el aprendizaje no están reñidos

Tras un descanso para comer una deliciosa paella e intercambiar impresiones, David Crystal nos habló por videoconferencia sobre las variedades del inglés y los cambios que se han dado en este idioma y nos explicó que las traducciones pueden ser muy diferentes según su finalidad: hay que tener en cuenta si se trata de un contexto formal o informal, si se traduce para profesionales o legos, si tiene más importancia la idiosincrasia del autor o las expectativas del público… Además, comentó con buenas dosis de humor el factor cultural del que los traductores debemos ser plenamente conscientes.

En la siguiente charla, Cecilia Avanceña nos dio consejos para gestionar los riesgos que pueden surgir en la práctica de la traducción y la interpretación, como problemas informáticos, estafas, agencias de prácticas deshonestas, errores en la evaluación de proyectos… Aunque se habla mucho de estos temas, viene bien tener una lista organizada de todo lo que puede salir mal y de las soluciones que pueden ponerse en práctica para tener un negocio responsable.

Después de la pausa de la tarde, Javier Castillo nos enseñó a crear un palacio de la memoria, lo cual es especialmente útil para los intérpretes que tienen que recordar muchos datos en poco tiempo, pero también para cualquiera que quiera ejercitar la memoria a largo plazo. Kyle Wohlmut nos hizo reír a carcajadas con su ponencia sobre la traducción del lenguaje soez y Gary Smith nos explicó cómo afecta la cultura a los textos científicos y técnicos y a su traducción.

El día terminó con una cena informal: una buena ocasión para charlar con colegas en un entorno relajado después de un día tan intenso.

Celebrando el Día Internacional de la Traducción

El domingo empezó con una agradable sorpresa: ¡dos falleras nos esperaban para darnos regalos por el Día de la Traducción! Con un recibimiento así, no es de extrañar que todos entráramos con una sonrisa a escuchar los trucos informáticos para aumentar nuestra productividad que nos reveló Xosé Castro.

Luego escuché las ponencias de Lígia Dias Costa y Alessandra Vita, que se complementaban muy bien: la primera nos habló de cómo conseguir una imagen profesional y acercarnos a clientes de los ámbitos que más nos interesan, mientras que la segunda nos contó cómo consiguió trabajar en mejores condiciones y ganar más dinero sin comprometer la calidad de su trabajo.

La siguiente presentación fue a cargo de Elena Chudnovskaya y Tetyana Struk, que nos hablaron de la inclusión de las personas con discapacidad en los servicios lingüísticos y nos recordaron la importancia del componente humano en la traducción.

Para finalizar la mañana, Gary Smith nos hizo ver que un buen traductor también es un buen asesor lingüístico y cultural, por lo que debemos conocer las necesidades de nuestros clientes aunque estos no siempre las tengan claras. Poniéndonos ejemplos de otras profesiones, nos explicó cómo podemos personalizar nuestros servicios y orientar a nuestros clientes para obtener los mejores resultados.

Crisis migratorias, salud y especialización

La sesión vespertina empezó con la presentación de Stefan Schmidt, que nos relató el arduo trabajo de los intérpretes voluntarios para ayudar a los refugiados que llegaron en junio a Valencia a bordo del Aquarius. Aunque Xarxa, la asociación local de traductores e intérpretes profesionales, se ofreció desde un principio para coordinar los servicios de interpretación, la Administración acabó asignando el trabajo a todo tipo de voluntarios que sabían idiomas pero que carecían de formación específica en interpretación, por lo que se generaron problemas totalmente evitables. La Red Vértice publicó un comunicado para concienciar a la población de la importancia de recurrir a intérpretes profesionales voluntarios en emergencias de este tipo.

Después asistí a la presentación de Marta Maojo, que nos propuso ejercicios para estirar y fortalecer los músculos y evitar así los problemas de salud típicos de quienes trabajamos delante del ordenador. Después de estar casi todo el día sentada, me vino muy bien que nos hiciera practicar algunos de esos estiramientos y pensé que no estaría mal tener una sesión así en todos los congresos.

Las dos últimas ponencias pusieron énfasis en la traducción como actividad profesional. João Roque Dias nos advirtió de las malas prácticas de ciertas plataformas de traducción y Ralf Lemster nos explicó que podemos escapar de las tendencias negativas del mercado de la traducción especializándonos, formando equipos con otros profesionales, aumentando nuestra visibilidad y no dejando nunca de aprender.

Como me ocurre siempre en este tipo de eventos, salí muy motivada y con muchas ganas de poner en práctica todo lo aprendido. ¿Cuándo será la próxima edición?

Categorías: Formación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Itziar Santín (traductora)
  • Finalidad: publicación de comentarios dentro del blog
  • Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad de datos u oposición ante info@itziarsantin.com

  He leido y acepto el aviso legal y la información básica de protección de datos y política de privacidad