Solución residuo cero, de Paul Connett

Hace años que conozco el movimiento de residuos cero y que intento ajustarme a él en mi vida cotidiana. Siempre es una alegría conocer a otras personas que también aportan su granito de arena para reducir el derroche de recursos, así como diferentes iniciativas para crear una economía más verde. Por eso, cuando vi la sinopsis del libro Solución residuo cero, de Paul Connett (traducido por Asier Merino Vicario), tuve la certeza de que me encantaría, y no me equivocaba.

Cubierta del libro «Solución residuo cero», de Paul Connett.

El autor entró en contacto con este movimiento a partir de la lucha contra la construcción de incineradoras, a la que dedica varios capítulos debido al peligro medioambiental y sanitario y al ingente desperdicio de recursos que suponen. Si una comunidad se opone a la quema de los residuos y tampoco quiere que estos acaben en un macrovertedero, con todos los riesgos acarrea, la única solución consiste en avanzar hacia el objetivo de no generarlos.

Para ello define diez pasos: separación en origen; sistemas de recogida puerta a puerta; compostaje; reciclaje; reutilización, reparación y deconstrucción; iniciativas de reducción de residuos; incentivos económicos; separación residual y centros de investigación; mejor diseño industrial; y vertederos provisionales.

Conseguir una sociedad sin residuos es una tarea ardua, pero no imposible: para demostrarlo, Connett nos presenta ciudades y regiones de todo el mundo que han puesto en práctica diversas estrategias para reducirlos al máximo. Muchas de ellas se encuentran en Europa, como Sicilia, Flandes, Gotemburgo… ¡e incluso Hernani! Es muy alentador comprobar que existen tantas comunidades que pueden servir de ejemplo y tener noticias del efecto positivo que ha reportado tanto desde el punto de vista medioambiental como desde el económico y el social: evolucionar hacia un modelo más sostenible no solo es bueno para el planeta, sino que además mejora la vida de las personas y ayuda a crear puestos de trabajo de calidad.

El libro contiene asimismo artículos de diferentes personalidades que aportan su perspectiva sobre diferentes ámbitos del modelo de residuos cero: el impulso de la economía local, la experiencia con los centros de recuperación de recursos, la importancia de la responsabilidad ampliada del productor… Todo ello demuestra la importancia de la implicación de la comunidad y la colaboración entre la ciudadanía, la industria y las autoridades.

Como traductora, también me han resultado muy interesantes los comentarios sobre el uso del lenguaje, como en los intentos de manipular la opinión pública sustituyendo la palabra «incineradora» por «instalación de gasificación, pirólisis y arco de plasma» o el cambio de perspectiva que implica denominar «recursos» a lo que hasta ahora se ha llamado «desechos».

Recomiendo este libro a cualquiera que quiera saber más sobre el movimiento de residuos cero y que busque ideas concretas para aplicarlo en la industria o en la comunidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Itziar Santín (traductora)
  • Finalidad: publicación de comentarios dentro del blog
  • Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, portabilidad de datos u oposición ante info@itziarsantin.com

  He leido y acepto el aviso legal y la información básica de protección de datos y política de privacidad

dfgfgd